Inicio ACTUALIDAD ¿Los rugbiers pagan por su defensa?: la historia de la relación entre...

¿Los rugbiers pagan por su defensa?: la historia de la relación entre el abogado y las familias de los acusados

juicion crimen fernando baez sosa familiares padres
El abogado Hugo Tomei tiene un estrecho vínculo con las familias de muchos de los acusados (Ezequiel Acuña)

Hay muchas preguntas, dudas e interrogantes que sobrevuelan el asesinato de Fernando Báez Sosa desde aquel 18 de enero del 2020. Muchas tienen que ver con la abroquelada defensa de los 8 rugbiers acusados del homicidio. ¿Por qué todos tiene el mismo abogado? ¿Algunas de las familias paga el patrocinio y es la que da las directivas? ¿Cuánto cobra el abogado por defender a los 8 imputados?

Todas esas preguntas tienen respuestas que distan bastante de lo que se especuló durante estos casi tres años. Desde que comenzó el proceso todos los acusados tienen al mismo abogado: Hugo Tomei. Es un experimentado letrado, muy conocido en la localidad de Zárate, de donde son oriundos todos los imputados.

A diferencia de lo que muchos creen o piensan, afirman fuentes cercanas a los acusados, Tomei no cobra por defender a los acusados del crimen de Báez Sosa: lo hace gratis. Desde 2020 sólo cobró viáticos por su estadía en Villa Gesell durante el primer mes y ahora lo mismo sucede con su permanencia en Dolores. Los viáticos para Gesell, ni siquiera incluyeron alojamiento, ya que el abogado se instaló en la casa de Cariló que le prestó otro reconocido y prestigioso penalista de Zarate. No hay ni millones de pesos, ni escrituras de casas de por medio, ni plata de ninguna intendencia en el medio. La cuestión pasa por otro lado.

La realidad marca que Tomei está en esta causa gratis porque, detrás, hay cuestiones familiares que lo “obligaron” a tomar las defensas, dice una fuente que conoce de cerca la historia.

Te puede interesar: Qué dice el expediente sobre Juan Guarino, el sobreseído por el crimen que pide justicia por Fernando

juicio crimen fernando baez sosa rugbiers - dolores 1920
Los acusados hablaron una sola vez en el expediente pero no dijeron nada sobre la noche del asesinato (Ezequiel Acuña)

Cuando comenzó el juicio en Dolores, llamó la atención que al lado de Tomei se sentó una abogada joven. Rápidamente se supo que se trataba de Emilia Pertossi. Es la hermana de Luciano y Ciro y prima de Lucas, tres de los imputados. Pero su presencia tiene, además, otro componente: Tomei es su padrino de bautismo y, además, ella es empleada de su estudio.

Según pudo averiguar Infobae de distintas fuentes de Zárate, existe una amistad muy grande entre el padre de Ciro, Luciano y Emilia Pertossi y el abogado defensor. Incluso, el letrado se anotició de lo que había pasado en Villa Gesell un día después del hecho en una reunión familiar, justamente en la casa de los Pertossi. “Había ido a pasar el día y se desayunó con todo eso”, explica un asistente a esa reunión.

Por otro lado, María Paula Cinalli, madre de Blas, otro de los acusados, es la hermana de María Elena Cinalli, madre de Ciro y Luciano Pertossi. “Ante esto, ya de por sí, tenía compromiso para defender a cuatro de ellos. Luego el resto, sin posibilidades económicas para costear otro abogado, se fue sumando y por eso se generó la defensa conjunta”.

Personas que conocen en profundidad estas relaciones y, sobre todo a Tomei, aseguran que le fue prácticamente imposible rechazar las defensas.

Te puede interesar: Qué dice el habeas corpus presentado por los rugbiers ante la Corte Suprema

Cuarto-intermedio-Juicio-de-Fernando-Baez-Sosa-Tribunales-de-Dolores
Hugo Tomei junto a Emilia Pertossi (Ezequiel Acuña)

“No existe ninguna familia que tenga preponderancia sobre la otra en cuanto a las decisiones”, cuenta otra fuente. La estrategia, desde el principio y hasta ahora, la lleva adelante Tomei. Él es el que decide cada uno de los pasos. También fue quien decidió que los jóvenes nunca hablarán durante la instrucción sobre lo que pasó esa noche. Sólo les permitió hablar, tal como relató este medio, una sola vez, pero para que se quejen del proceso y de los derechos que, según ellos, les había vulnerado al no mostrarles las pruebas que había en su contra.

Casi todas las familias de los acusados están conectadas entre sí. Por ejemplo, Rosalía Zárate, la madre de Máximo Thomsen, fue secretaria de Obras Públicas del municipio hasta algunos días después del homicidio de Fernando. Eso le permitió entablar distintas relaciones con muchas familias de Zarate. Algunas de ellas, pertenecientes a otros imputados.

Te puede interesar: “Ellos también podrían ser sus hijos”: qué dice la insólita campaña en Twitter e Instagram que defiende a los rugbiers

rugbiers baez sosa 16-1-2023
La llegada de Rosalía Zarate, mamá de Máximo Thomsen, junto a su hijo mayor.

Cuando Rosalía llegó a declarar a la audiencia de hoy, lo hizo acompañada de un hombre que la abrazaba. Se trata de Francisco Thomsen, hermano mayor de Máximo que al momento del hecho vivía en Alemania y trabajaba como chef.

Si bien el último censo marca que Zarate es una ciudad con una población de más de 135 mil habitantes, su característica principal emula a la de los pueblos más chicos: se conocen entre todos, por decirlo de alguna forma.

Seguir leyendo:

“Justicia por Fernando”: la frase de Juan Guarino, sobreseído en la causa y testigo en el juicio a los rugbiers

Qué dice el expediente sobre Juan Guarino, el sobreseído por el crimen que pide justicia por Fernando

Las claves del juicio a los rugbiers: cuándo se conocerá el veredicto por el homicidio de Fernando Báez Sosa

Articulo AnteriorShakira y Miley Cyrus: flowers supera a Sessions #53 en Spotify como la canción más escuchada
Artículo siguienteCongreso aprobó eliminación del Voto de Confianza y deberá ser ratificada en referéndum

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí